¿Su nueva foto de lateral es más coqueta y extravertida? ¿Le hace me-gusta an al completo? ¿Actualizó su periodo? It’s a match! Ese huevito quiere sal.

En 1965, al completo era en extremo sencillo si alguno vivía en EE.UU., más aún si aparte se tenían 3 dólares así­ como se estaba dispuesto a sentarse a lo largo de una hora contestando un test de 110 cuestiones, dentro de las que se encontraban perlas como «¿crees en un Dios que responde a las plegarias?», o «mi citación ideal sería: a) muy experimentada sexualmente, b) moderadamente experimentada sexualmente, c) algo experimentada sexualmente, d) sexualmente inexperta, e) no me importa».

Las respuestas se iban por lo tanto a la postal perforada, igual que las que conocimos en las setentas en Chile jugando a la Polla Gol o dando la demostracií³n sobre habilidad Académica. Contiguo con la papeleta personal, a la “maquina” —que se llamaba “Operation Match” desplazándolo hacia el pelo había sido creada por los estudiantes sobre Harvard, Jack Tarr y no ha transpirado Vaughan Morrill, con favorece de David Crump y no ha transpirado Douglas Ginsburg— se ingresaban decenas de miles sobre cartones similares. Tantos que, con complejos algoritmos matemáticos, la entelequia, fortuna sobre tómbola virtual, lanzaba una ganadora, la chica de nuestros sueños, la sujeto más compatible. Era el inicio de estas citas determinadas por un ordenador, una especie sobre Her en lectura MOD y no ha transpirado steampunk.

Hoy la cosa ha llegado la hora an acontecer sumamentísimamente simple, basta meterse a Google Play desde el smartphone, descargar Tinder, conectarse con la cuenta sobre Facebook… desplazándolo hacia el pelo, an encontrar pareja. Read more